Beremundo Filorte. Retazos de su vida en 4 parrafos y de bajada en caida libre de impuestos.

Beremundo quedose huerfano de padre y muy señor mio a la tierna edad de 27 años, debido a lo cual no llegó a conocerlo. En herencia éste le dejó su gorra de capitán, una pipa de tabaco mentolado, su bigote postizo y la facilidad para irse por la pata abajo a la más minima ocasión de riesgo o incertidumbre. Tuvo suerte Beremundo de no nacer en estos nuestros dias, ya que de sentarse a ver Cuarto Milenio en la televisión lo habria pasado bastante mal, con tanto misterio inquietante y que pone la piel de punta y los pelos de pollo.

Iker Jimenez haciendo de las suyas
La tetada es de Carmen Porter, que con el bocadillo encima gana muchisimo

Cuenta su madre que su padre, el señor Filorte, desapareció de la faz de la tierra en una reluciente a la par que fresca noche de agosto en la que encontrabase clavando unas maderas en el tejado de su cabaña de Springville, en el estado de Utah, y que, tras golpearse con el martillo en todo el manojo de dedos de la mano izquierda, hizo honor a la sacrosanta tradición de cagarse en lo divino para expiar la torpeza propia, motivo por el cual fue fulminado por un rayo celestial sin darle tiempo a terminar de formular la frase blasfema.

¿Que qué hacia el señor Filorte clavando maderas en una cabaña en Utah? se preguntará el avezado lector. El buen hombre habia huido de casa con un par de Mormones de la Iglesia de Jesucristo de los Santos de los Ultimos Dias de Rebajas que vinieron a darle el coñazo al poco de nacer Beremundo. Harto ya de las flatulencias de su señora y de los llantos nocturnos de la pequeña fabrica de hacer caca con forma de tierno infante, no se lo pensó dos veces. Se lió la manta a la cabeza y se cayó rodando por las escaleras al no ver nada, arrastrando a su paso a los mormones, a un señor con barba y a la portera, que haciendo honor a su profesión habia salido a ver qué era ese estruendo que venia bajando las escaleras. Y no se extrañe, oh lector, de la prestancia de Filorte padre para escapar del hogar. Según decia él mismo, “el ambiente en casa era asfixiante”.

Casa Filorte
A la derecha y sobre la farola, el hogar de los Filorte a principios del siglo 20.
Notese que las ventanas están cerradas a cal y canto.

Al poco de su fulminación los mormones le enviaron a la señora de Filorte las tablas del tejado de madera en las que habia quedado grabada la silueta del señor Filorte al caerle encima el rayo divino. Presa de la emoción al reconocer la silueta de su difunto esposo en aquellas maderas, tuvo a bien usarlas como combustible para hacer una barbacoa para todos los vecinos en el patio comunal para asi honrar la memoria de, segun palabras textules, “el hijoputa que me dejó sola con un niño al que criar, porculo lan dao bien dao”.

Anuncios

9 comentarios en “Beremundo Filorte. Retazos de su vida en 4 parrafos y de bajada en caida libre de impuestos.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s