Las Aventuras de Beremundo Filorte. S02E02. “Guiris” (el capítulo mas largo jamás escrito en el que no ocurre nada relevante, 1ª parte)

-¡Sir Francis Younghusband Tramelier-Firetongue-Smithsonian! ¡La puta madre que me trajo siete pares de veces la mierda de bigote que me llevas!- Gritó en perfecto inglés un tio con cara de inglés que se estaba tomando en la barra un Ginger Ale, o Tónica Chuéps, que si lleva naranja y canta, es icono gayer.

Seguida cuenta soltó un regüeldo que despeinó al camarero e hizo temblar las botellas que tenia en el aparador de enfrente.

-¡Puñetero bastardo pelirrojo de los cojones, lo que tienes es envidia porque la foca de tu mujer no te deja tener un bigote como el mio! ¡JA!- replicó desde la puerta Francis Younghusband, provocando una carcajada en todo el pub. Al pasar junto al tio de la tónica le dió una colleja amistosa que hizo que se metiese la botella por la nariz hasta la etiqueta grande.

Younghusband venia acompañado de otros cuatro individuos con bigote, pero la suma de los cuatro bigotes no era nada comparada con el de younghusband, que era como ocho o diez bigotes de los otros.

Sir Francis Younghusband Tramelier-Firetongue-Smithsonian
Sir Francis Younghusband Tramelier-Firetongue-Smithsonian
alrededor de mil novecientos y algo

Beremundo, Barnasufio y Miguel Crúspidos observaban la escena sentados en una mesita del pub. Ante la incomodidad decidieron sentarse en unas sillas.

-¡Francis Younghusband!- Dijo Beremundo con cara de monja reclusa – como iba a olvidar a este cabrón…

-Yo tampoco…- Barnasufio puso cara de acordarse, pero más que nada por seguir la corriente.

-¡Illooooooooooooooo! ¡Vente pacá pisha!- Bramó Miguel Crúspidos en inglés con acento de Cadiz.

-¡Coherlo ahí con la cara que tiene!- Le respondió F. Younghusband, tambien en inglés.

Beremundo y Barnasufio, al llevar un rato sin entender nada de lo que se decia por allí, pusieron cara de poker. Miguel puso cara de Repoker, por lo que ganó y se llevó el bote, dándole un disgustó al camarero que le provocó una acidez estomacal que remedió con un Ginger Ale, que a su vez le dió gases y la oportunidad de vengarse del bastardo pelirrojo de la tónica.

-Atento Carboneras, que estos guiris se las saben todas.

-¿Y lo raro que hablan?. Debe ser algo de nacimiento.

-¡Amigo Crúspidos! Encantado de volver a verle en este tipico dia Wellsinforiano o Wellsinforiense, que los simpaticos lugareños todavia no se han puesto de acuerdo en como llamarlo. Me encanta este tiempo lluvioso y tronante.- Esta vez se dirigia a nuestro grupo en español, pero con acento entre llanito y chileno. Una pesadilla.

-¿Truenos? Creo que te confundes. Son las flatulencias de aquel grupo de marineros que toman fabada.- y acto seguido un marinero partió de un cuesco la silla donde se sentaba y varias tablas del parqué o parquet, que en eso tampoco se ponian de acuerdo en Wellsinfor Hamiltown Brannaghaus.

-¡Atiza, pero si es Beremundo Firolte! Que de tiempo.

-Es Filorte.

-Pues eso, Firolte. ¿Que te trae por Wellsinfor? La de años que hace que no nos veiamos…

-Pues ya sabes, viendo mundo, andando de aquí para allá con mi tripulación… la vida del marino aventurero y esas cosas.

-Hombre ya, pero ¿no queda este sitio un poco lejos de las rutas habituales de navegacion?. No estamos en London, si usted me entiende…

-Ya… bueno, es que nos pillaba de paso y tal… ya sabes…

-¿Wellsinfor de paso? Que me aspen. ¿Hacia donde os dirigiais?

-Pues… es que estabamos haciendo la ruta del esto… como se llama… la ruta del… papo.

-Curioso, nunca he oido hablar de esa ruta. ¿Desde donde parte y hacia donde llega?

-Pues…

-¿Ocurre algo?

-Mira bigote, se nos acabó el papel higienico y paramos en esta mierda de pueblo. ¿Contento?

-Ya veo, ya. Tu como siempre, Firolte, por la pata abajo.- Dijo esbozando una sonrisa que quedó totalmente eclipsada por el descomunal bigote. Toda una suerte, ya que tenia una caja de dientes que habria hecho vomitar a una cabra. Beremundo le puso cara de “me cago en tu puta nación, la corona y to tus muertos, pero me lo guardo”, tal que asi: ¬_¬

-Bueno amigos, ¿hablamos de negocios?- Esputó Crúspidos para relajar el ambiente, dándole el esputo en el ojo tuerto a un borracho que cantó bingo, contrariando al dueño del pub que llevaba seis cartones. -Sentaos en unas sillas, que la mesa es bastante incomoda y como tenemos las botellas encima, pueden haber malentendidos.

-Ciertamente, ciertamente.- decia Younghusband, mientras cepillaba el polvo de la silla con el bigote, antes de tomar asiento. El camarero le dijo que ya no les quedaba asiento y decidió tomar una pinta de inmundicia. Los otros cuatro tambien se sentaron pinta en mano. En total, cinco guiris con pintas de inmundicia.

-Bueno, pues aqui estamos porque hemos venido. Permitidme que os presente a mis cuatro acompañantes. El de la gorra de cuadros, tirantes a juego y el pañuelo de san fermines es Howard-Burryana, el rubio teñido con cejas negras y chaqueta de oso muerto es Alexander Kellas Dauer, el que se está sacando el moco mientras se rasca los huevos con la misma mano es Guy Bullock, que tiene una prima actriz y un primo que dice que es pirata, el que tiene tanta mierda en las gafas que no se sabe si se detrás tiene ojos es E.O. Wheeler de Pú, y el que tiene cara de carajo, desagradable y sieso todo a la vez y sin hacer esfuerzo es George Leigh Mallory Brumeir-Stevenson Tremuer-Hiugs, pero podeis llamarle Carapolla. O al menos yo lo llamo así y me quedo tan a gusto.

Sir Francis Younghusband y sus muchachos encaminandose hacia The Smelly Fish
Sir Francis Younghusband Tramelier-Firetongue-Smithsonian
y sus muchachos, encaminandose hacia “The Smelly Fish”

Dicho esto, Younghusband dio un trago de la pinta de inmundicia que hizo que los pelos del bigote se le pusieran de punta y le tapasen la cara.

-¡Joder que fuerte está esto! ¡Me cago en los muertos del Rey Ricardo y en toda su puta corte!- exclamó F. Younghusband en inglés coloquial. -¡Amén!- dijeron los otros cuatro tras ingerir sus respectivos tragos de inmundicia. Tras esto, Carapolla soltó un escupitajo que hizo saltar varios clavos del parqué o parquet, de ahora en adelante “las maeras der suelo”.

-Bien, aqui mis muchachos son, respectivamente, el jefe de grupo, el único que ha visto el Everest antes, el amigo del Carapolla, el topografo y el Carapolla, que no se lo que hace ni me importa. Como te conté nuestra intención es montar una expedición para coronar el Everest en nombre del imperio y su graciosa majestad. No se si Firolte estará al tanto de esto, te lo digo porque nos podrian venir bien sus servicios.

-¿Que pasa, que encima quieres cagar en mi barco? En mi barco nada mas que cagamos mi tripulacion y yo, aunque yo cague por toda la tripulación dos veces. Y eso no es porque yo quiera, es cosa de herencia. Hombre ya.

-A ver, obtuso, me refiero a que nos vendria bien tu barco para llegar hasta el Everest. Tenemos dos opciones. Ir por el Mediterraneo hasta Turquia, meternos en el mar muerto y hacer el resto del camino hasta Nepal por tierra o bien dar un rodeo por debajo de África hasta llegar a la India y luego de Bangladesh to tieso parriba, aunque un viaje tan largo quizá sea algo descabellado.

-No, desde luego que me tendrian que pagar para verte la cara todos los dias.

-Por supuesto que te pagaremos, pero tenemos el presupuesto un tanto… ajustado.

-¿Qué pasa, que no se estira su graciosa majestad?

-Eso habria que preguntarselo a la Queen Mary.

-Monetariamente, me refiero.

-Oh claro que si, el Rey Jorge es muy generoso cuando se trata de gastar el dinero en pamplinas para mayor gloria del imperio británico. Nos dieron todo el montante del presupuesto de la expedición por adelantado hace unos meses. El caso es que nos gusta mucho reunirnos aqui a discutir los detalles de la expedición.

-El Caso- dijo Carapolla- es un periodico que te pone los pelos de punta.- lanzando un gargajo que partió dos cristaleras y un barril de jerez.

-La verdad es que nos reunimos aqui a diario. Mas o menos a esta hora. Y luego de haber discutido y tomado notas, rematamos la faena en el local de enfrente.

Beremundo miró por la ventana para ver el local al que se referian, descubriendo que los pubs ingleses tienen cristales ahumados y sucios, que una cosa no quita la otra.

-Asi que terminais de aquí y os vais al “Pole in the hole” (en español, “la cacha alegre”).- Dijo Miguel.

-En efecto… y con tanta discusión nos hemos fundido la mitad del presupuesto.

-En putas y cerveza, supongo.- dijo Beremundo con sorna, que andaba por alli vendiendo yemas de Santa Teresa a precio de costo.

-Ahora, nos lo hemos pasao de bien…


Fachada de The pole in the Hole (La Cacha Alegre)

La madame de “La Cacha Alegre” y un señor que se acaba de sacar el abono

-No saben ná los guiris estos- dijo Barnasufio para hacerse notar sin lograrlo en absoluto.

-Ante esta circunstancia nos vemos obligados a recortar gastos si queremos llegar al Everest. De entrada nos ahorraremos un dinero llevando nuestros propios porteadores, y en lugar de contratar un barco mas grande nos apañaremos con el tuyo.

-¿Entonces cuantos sois en total?

-Pues nosotros cinco y uno mas, el porteador.

-¿El porteador? ¿Uno solo?

-En efecto. Creo que viene de camino…

La frase de F. Younghusband cayó sobre The Smelly Fish como una maldición…

Fin de la primera parte

Anuncios

4 comentarios en “Las Aventuras de Beremundo Filorte. S02E02. “Guiris” (el capítulo mas largo jamás escrito en el que no ocurre nada relevante, 1ª parte)

  1. mapashito

    ¡Que me Aspen, provincia de Colorado! Sublime, sublime argo shuprimo! Precioso (plantígrado con etiqueta de P.V.P.) Más que bigote tenía felpudo! Esta frase me ha matao:
    “Al pasar junto al tio de la tónica le dió una colleja amistosa que hizo que se metiese la botella por la nariz hasta la etiqueta grande.” XD XD. Grande y g:ueno apañero. Perdón, la diéresis está cansasda y se ha caído de la “u”.
    Me pongo a la espera, no es manzana, qué no, que es pera que te lo digo yo con la cara de mango de paragua que tienes ya hombre, del siguiente capítulo!

  2. Trimendo, o sea, tres mendas, tres, harían falta aplaurdiendo, o sea, urdiendo a plá, para poder siquiera esbozar lo que sería la parte de la “E” del elogio, imagínate llegar a la g.
    Inconmensurable, o sea, que con mesura, engorda menos.

  3. Pingback: Las Aventuras de Beremundo Filorte. S02E02. “Guiris” (el capítulo mas largo jamás escrito en el que no ocurre nada relevante, 2ª parte) « Si no te gusta, NO LO LEAS

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s