Las desventuras desvestidas del Niño Monguer. El Niño Monguer se va a los San Fermines

Cuando el Niño Monguer deja su hogar para viajar a Pamplona el pan sube quince céntimos. Al Niño Monguer no le gustan los toros, aunque lleven minifalda o un reloj casio negro (no, no, qué va, ha sio chino) abrochado en la pata delantera derecha, aunque la tuercen para poder correr. En realidad, el Niño Monguer va a los San Fermines para tantear el ambiente, así, cuando sea mayor, es decir, alcalde de una ciudad estadounidense, podrá beber agua y comer palomitas de mantequilla. Ya que estos alimentos los tiene prohibidos durante su infancia.

El Niño Monguer siempre viaja solo, aunque a veces también con leche o incluso solo y con hielo. Nunca lleva muda de repuesto, casi siempre se lleva a una sorda. Se hincha de hablar durante todo el camino pero la otra nunca le hace caso, porque tiene las orejas de plastilina Morgan Freeman Tecado Mingo. Como el Niño Monguer no trabaja, no tiene dinero para alquilar una noche de hotel. Por eso siempre lleva un paquete de 500 folios A-4, y se construye pequeñas casitas de Origami para poder dormir en la calle. Cuando por la mañana se despierta, deja a la sorda al cuidado de las casitas mientras él se va a comprar pipas del elefante gayer para desayunar. En ese momento la sorda aprovecha para comerse las casitas de papel y cambiarlas por cáscaras de plátano manco y botes de nocilla caducados.

Una vez desayunado, se va a ver a los encierros, pero como están encerrados pues siempre se queda sin poder ver a los toros. Acto seguido empieza a restregarse por las paredes del casco viejo hasta llegar a la zona de los bares, lo hace para dejar su olor y poder seguir el rastro a la vuelta para no perderse. Pero la sorda, que es muy astuta, y más puta que astuta, e incluso más puerca que puta, y hasta yo diría que más astuta que puerca, (por lo tanto es más astuta que astuta) cambia las calles de sitio como si jugara al dominó y unta cabello de Ángel (de Andrés) por las mirillas de los portales para despistar al Niño Monguer. Éste queda desorientado y tiene que pedir un taxi para volver a su casa y al final acaba pagándole al taxista con billetes del Monopoly, que es un agente de policía con cara de simio.

Al llegar a su casa el Niño Monguer guarda a la sorda en una caja de zapatos junto con un muñeco de He-Man, una cuerda de chorizo usada, y una moneda de 25 pesetas (la que tiene el agujero en el medio) , y le dice al oido a He-Man que el Ibex-35 ha subido 3 puntos más que el Nasdac americano y que debido a eso mañana no echaran el último capítulo de Doraemon por la tele. Acto seguido cierra la tapa de la caja de zapatos, le da un besito y le acaricia la pelambrera a su gato Cipote , el cual sigue como siempre acurrucado en el bolsillo de su camisa, y envuelve la caja en un pañuelo rojo de San Fermín comprado en un puestecillo de Kukuxumuxu.

El Niño Monguer se divierte en San Fermin

Anuncios

9 comentarios en “Las desventuras desvestidas del Niño Monguer. El Niño Monguer se va a los San Fermines

  1. Grande, grandioso, grandioso, vamos, Yogui al lado de esto es un mierda, pedazo de oso, oso, saluda, di algo oso.

    El oso se encaramo sobre su propia vocal repetida y dijo:

    – El mapashito es grandioso. – a lo que luego añadio en pastillas avecrem – Pupita.

    Y el publico aplaudio enfervorecido por la peste a mierda de toro, porque los fantasmas de los toros muertos en san fermin volvieron para cagarse en ellos.

  2. mapashito

    Gracias querido pelo púvlico, sí, sí, con V, ¡qué pasa! (periódico gratuito). Lo de las castañuelas tiene su aquel como Raphael, pero eso lo contaremos en otro episodio, ¡qué coño!, te lo cuento ahora:
    El Niño Monguer lleva castañuelas porque su padre, (que como todos sabéis es una cesta de navidad) le inculcaba el amor por la música, pero el Niño Monguer la música se la pasaba por el forro de los webers, y como siempre iba sin pantalones, y por lo tanto sin forro, se quedaron pegadas en los webers.
    Esto da para otro caprítulo XD, sí, sí, con R intercalada, ¡Qué! (periódico gratuito también)

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s