Cuento indeleble – Carraspeó – *Ejem*-, y alzando su mano…

Toc toc toc.

….

Toc toc toc.

….

¡Ding Dong!

….

¡Ding Dong!

….

¡TOC TOC TOC!

(A través de la puerta) – ¿Quiené?

– Círculo de escritores, señora.

La puerta se abrió y ante el representante apareció una camiseta manchada. Tras la camiseta, una capa de pelo que ya le gustaría al oso yogui para su manta y tras el pelo varias capas de grase tras las cuales se escondía un señor de considerables dimensiones.

– ¿Señora, como que señora?

– Ah, disculpe, es que a través de la puerta se le oía la voz diferente.

– Es que le tengo metido un pitch shifter.

– Yo tengo uno también, en casa. Es una raza muy cariñosa.

– La pena que lo llena todo de reverbs. ¿Qué quería?

– Quería a una mujer, que se marchó, y a su barco le llamó libertad.

– ¿Y en el cielo descubrió gaviotas?

– No le dio tiempo, se pegó con una boya y se fue a pique.

– Provincia de Almería.

– Efectivamente. Ya que hablamos de desgracias, van dos por la calle y se cae el del medio.

– ¡Qué desgracia me ha hecho!

El abultado señor se puso a llorar, cosa que el representante de Círculo de escritores aprovechó para asarse las pantorillas, hasta que aparecieron los municipales y dijeron:

– ¡Quieto todo el mundo, esto es un adefesio!

Justo en ese momento salió de debajo de un azulejo Kurt Kobain redivivo y saltando al interior del ascensor, gritó:

– ¡Salvado, estoy salvado!

Y esto es lo que se conoce como la visita del enano caústico.

Anuncios

2 comentarios en “Cuento indeleble – Carraspeó – *Ejem*-, y alzando su mano…

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s