Se acostó en ropa interior ¡No adivinarás qué pasó luego!

descarga

Olivia Flannigan volvió de su trabajo en MexCo Inc. y sintió que en su casa hacía mucho calor. Decidió entonces tomar una cena ligera y después irse a la cama, pero como no podía dormir pensó que sería buena idea dormir en ropa interior.

JAMÁS ADIVINARÁS QUE OCURRIÓ A CONTINUACIÓN Seguir leyendo “Se acostó en ropa interior ¡No adivinarás qué pasó luego!”

Noche de tertulia

El programa estrella deportivo, con José Trabuco, Benito Flor, Walter Tancredo, Mariano Garcia-Chas y el ex jugador de la Recreativa de Pola, Zulú Mandinga.

– Bueno señores, entonces según ustedes ¿fue penalti o no fue penalti?

– En las imágenes se ve claramente que cae con la boca…

– Tu ves que cae con la boca.

– Si, cae con la boca y… Ehhh… Esto ya pasó en… Seguir leyendo “Noche de tertulia”

De cómo conseguí el trailer del nuevo DLC de Skyrim.

Y allí estaba yo, en aquel baño del aeropuerto cuando entró un señor con pinta de espía, con sombrero tirolés y gabardina, que por cierto, casi me salta un ojo con el bigote porque era un langostino, y me dijo:

-…..

Porque como todos sabemos, los langostinos no hablan. Pero como decía el gran Tip, tenía unos ojos que con la mirada te lo decía todo.

Seguir leyendo “De cómo conseguí el trailer del nuevo DLC de Skyrim.”

Cuento indeleble: Matías Five, fontanero.

Cuando el teléfono sonó, un escalofrío le recorrió el cuerpo, sentía el gélido estremecimiento por toda su espalda, así que se quitó del cuello el kilo y medio de pez emperador que había comprado en Mercadonia.

Descolgó el auricular, que tenía aura a culo, y respondió a la llamada. Seguir leyendo “Cuento indeleble: Matías Five, fontanero.”

Cuento indeleble: Camiño Cifornas o la búsqueda interminable

El motor rugía a medida que atravesaban aquellas planicies de paisaje clonado.

Sacaron entonces el león del motor, y este se limitó a hacer su normal ruido.

– Debimos parar en aquella estación de servicio, Camiño – dijo ella.

Ella era una mujer bastante común. Dos ojos, dos cejas, dos boquetillos en una única nariz, una única boca poblada con un número estandar de dientes, dos orejas, un cuello y dos hombros a los que seguían sendos brazos y que culminaban en un par de manos que tenían un número de dedos que ascendían a diez entre las dos. También tenía un tatuaje con la mascota antigua de phoskitos en uno de sus dos pechos, y un ombligo en el que se aberronchaban pelotillas de pelusa. Justo tras la cadera tenía dos piernas, al final pies y entre ellas, lo correspondiente. Seguir leyendo “Cuento indeleble: Camiño Cifornas o la búsqueda interminable”

Cuento Indeleble: Vida y obra de Don Marzuflenfios Pristígoras

Marzuflenfios Pristígoras, al que todos conocemos por ser el primer hombre en ver una aparición mariana en un bote de Cola Cao, tenía tras de sí una gran historia. Y esto era porque vendía volúmenes de “Historia Universal de Churriana” y los llevaba en un hato que sobre su chepa reposaba y ataba al torso con dos guitas la bailaora. Seguir leyendo “Cuento Indeleble: Vida y obra de Don Marzuflenfios Pristígoras”

¡¡¡ Feliz ano nuevo !!!

La reina y yo queremos desearos a todos los lectores (a los tres) de este blog un feliz ano nuevo.

Deseamos que el ano pasado quede en la memoria y que vuestro nuevo ano sea del gusto vuestro y de vuestros amigos y familiares.

Estrenamos un ano lleno de ilusión y de nuevos propósitos. Esperamos que este ano en el que entraremos en pocas horas nos reciba con calidez y deje un grato recuerdo cuando lo abandonemos

Si anos atrás la cosa nos ha ido mal, la esperanza de un nuevo ano se debe abrir ante nosotros, que gozosos, debemos afrontar, arremetiendo contra cualquier adversidad con dedicación y firmeza. Os aseguro que así, si entre todos nos lo trabajamos, este ano será el mejor ano posible.

Aunque al principio estrenar ano pueda parecer difícil, y nos parezca que estamos conduciéndonos hacia un futuro incierto, oscuro y hediondo, seguro que si lo afrontamos con algo de trabajo, esfuerzo y un poquito de pasión, el ano se abrirá dejándonos paso a felices y placenteras fechas.

Queridos amigos y amigas, seguid mi consejo: esta noche, estrenad el ano con alegría y devoción.

Un saludo cordial.

Sata_Nick.

P.D. Se me ha roto la tecla ene. Egne. Esa.La de cono y Espana.

Cuento indeleble: Clase magistral y tal

– Por otro lado  – dijo el profesor – no es aceptable una confutación de los berrioles. Abran sus portátiles, por favor …

El aula magma de la facultad, que estaba cercada de lava ardiente, se movió en frenética actividad, como una sola persona que fuese al vater pasando apuros, y cientos de ordenadores portátiles y uno de fisher price aparecieron frente al alumnado.

El profesor, que paseaba entre el escenario y el pleistoceno, se quedó mirando a un alumno de la tercera fila.

– Disculpe ¿Eso que es? Seguir leyendo “Cuento indeleble: Clase magistral y tal”

Refranes ponzoñosos

Recopilemos aquí, amados visitantes de este moribundo pero impertérrito blog, og, og, ¡COG! (lo tengo cogido al pecho, sí), esos refranes que dada su ponzoña, su mislumbrinia, su bastisfendia o su malaquindonasia, han sido retirados del común hablar de las gentes de los pueblos y ciudades, villas, aldeas también, incluso asentamientos como el famoso asentamiento sioux de Armilla, y recuperémoslos para difundir de nuevo su difusión, para usar de nuevo su uso y sobre todo, para que no caigan en el olvido, que está lleno de hojarasca y pan con nocilla.

Gracias por vuestra colaboración y una flatulencia para todos.

Nuca es darde si se guella nandes: Catípulo zied.

Tras una ducha y una dosis de ibuprofeno que sería letal para alguien con menos corpulencia, carácter o redaños, Gómez comenzó a sentirse mejor. Y tras expulsar una colonia de pulgas del sillón orejero, también comenzó a sentarse mejor. Conectó la televisión, haciendo tiempo hasta que llegase Angelote, que había ido a su casa a adecentarse un poco también y a quitarse la sombra de ojos y el carmín. Dos segundos después, estaba dormido.

Soñó con muchas cosas, que tampoco es que fuesen… así que…

Cuando despertó vio en la televisión como una muchacha en ropa interior le ofrecía sexo seguro si llamaba a un número de una vidente que le regalaría 10.000 euros si encontraba la palabra “gato” en un panel de cuatro letras.

Obviamente, estaba sobre el mando a distancia, tumbado concretamente, y le daba con algo al botón de “Siguiente canal”.

Sí, ese algo que normalmente se despertaba diez minutos antes que el y que confería a la ropa interior la categoría de “Tipi para clics”. Seguir leyendo “Nuca es darde si se guella nandes: Catípulo zied.”

Momentos de publicidad.

Del el mismo autor de “¿Por qué eres tan hijodeputa, Morgan?” y “¡No te diera un doló, Morgan!” llega ahora a su librería más cercana el nuevo Best Seller, “Morgan, tu madre no me cobra”.

En este libro se cuenta la intensa lucha de un hombre contra su destino, que huyendo de su pasado encuentra su futuro en las ingles de una puta vieja.

Hay que recordar que este escritor ya tiene varias de sus obras adaptadas al cine, entre ellas “¿Eso de ahí no será una polla, no? y también la comedia infantil “Hitler y el pequeño elefante”, de los productores de “¡Yo cobro oiga!” y “Caballero, se le ha caído la cuca”. Seguir leyendo “Momentos de publicidad.”

Thortamon, tierra ignota. Capítulo uve palito.

Peligo había dormido un largo rato cuando despertó. Cosa obvia, pues despertar sin haber dormido es algo que está solo reservado a testigos de jeovah y otros iluminados y/o eso.

Se encontraba en una cómoda cama con frescas y aromáticas sábanas, pero sin embargo estaba bañado en sudor. Notó otra presencia en la misma cama. Casi sin moverse, acertó a rozarla con una mano y al notar que esa otra presencia que con el yacía tenía pelos en el culo, deseó más que cualquier otra cosa que el sudor que le bañaba fuese enteramente suyo.

De repente, la puerta de la habitación se abrió de par en par, esto es, de dos en dos, y penetró en ella una pequeña enana vestida de erótica chacha con plumero dando gritos tal que:

– ¡Fasilcon druspiah francoscoto!

Que en el idioma de los enanos no significaba absolutamente nada, como el lector conocedor de tal lengua habrá podido observar, pero que se le parecía bastante a “venga levantaos de una p**a vez” dicho por alguien que hubiese ingerido grandes cantidades de licor de calabaza. Seguir leyendo “Thortamon, tierra ignota. Capítulo uve palito.”

Nunca es tarde si se llega antes: Capítulo nueve.

Gómez y Angelote llevaban un rato dando vueltas en el descapotable. Abstraidos en sus pensamientos y reflexiones, no reparaban demasiado en lo que les rodeaba. Parecía que no se moviesen del sitio, sus ánimos estaban tan mermados que tenían la sensación de ver una y otra vez a la misma gente.

Entonces sonó la sirena, y se bajaron del tiovivo.

– ¡Otra vez! ¡Otra vez!

– No Angelote, llevamos tres horas dando vueltas en ese maldito cacharro, creo que podríamos gastar el dinero de nuestro despido en algún otro lugar más acorde a nuestra condición de rudos policías.

– ¿Dónde, en un puticlub?

– No, nada más lejos

– ¿Entonces, en un bar depresivo lleno de humo?

– No, nada de eso ¡Me refería a que hay un coche de choque vacío allí! Seguir leyendo “Nunca es tarde si se llega antes: Capítulo nueve.”

Cuento indeleble: Pétreo y el anciano.

– Si hijo mio, así es la vida. A veces pasas de las cosas por encima y otras veces son las cosas las que pasan por encima de tí.

Estaban a la sombra de un árbol. El anciano fumaba su pipa mientras sostenía a Pétreo en su regazo. Era un regazo mullido, cómodo, y tenía un pokemon por una parte y el logotipo de las patatas por el otro. Pétreo mientras tanto observaba el valle que bajo ellos se abría, y la puesta de sol que lentamente sumía el valle en sombras, mientras tintaba el cielo con un millar de colores diferentes. La pena es que este cuento está escrito con pocos recursos, así que estaba todo en blanco y negro.

– Padre.

– ¿Sí, Pétreo, hijo mio?

– Padre, tengo que confesarle una cosa…

– Sí, dime, Pétreo, carne de mi carne…

– Es sobre eso, padre…

– ¿Sobre mi carne?

– No padre, sobre la mía… padre, he guardado un secreto todo este tiempo…

– ¿Cual?

– Padre, yo soy…

– ¿Qué, hijo mio, qué eres?

Seguir leyendo “Cuento indeleble: Pétreo y el anciano.”

(Mini)Cuento indeleble: Cavernícola cavernícolo.

Ugh se despertó. Abrió los ojos y los posó (figuradamente, claro) en el paisaje que se le presentaba. Un amplio valle yacía (figuradamente, claro) plácidamente circundado por unas montañas de ensueño.

Ugh de repente, vió como se acercaba el suelo.

Brug, un componente del clan adversario le había pegado con un leño en el cogote, con tal fuerza, que Ugh ahora posaba los ojos (literalmente, claro) sobre el paisaje que se le presentaba, y yacía (literalmente, claro) circundado por unas montañas de ensueño.

Brug, satisfacido en su interior con aquel acto de barbarie, levantó una mano en señal de triunfo y entonces vino Quique Santander y lo quiso contratar para Operación Triunfo. Cuando Brug vio el bolígrafo que Quique le tendía para firmar el contrato, se le pasó una idea a través de su abyecta mente, y procedió a meterle el bolígrafo por salva sea la parte, que no quedó a salvo precisamente.

Precisa mente no es lo que tenía Brug, pero a el le bastaba para ser féliz (Rodríguez de la Fuente).

Cuento indeleble: Hacia Belén va una burra rin rin

– Menchor ¿queda mucho? – dijo Bastasar.

– No estoy seguro. – respondió Menchor.

– ¿Ves la estrella?

– No estoy seguro.

– ¿Ves a Gaspart?

– No, a Gaspart estoy seguro de no verlo.

– ¿Ves al niño? Jesús

– ¿A quién?

– ¿Tu no has estornudado?

– No, que va… habrá sido el camello. Seguir leyendo “Cuento indeleble: Hacia Belén va una burra rin rin”

Thortamon, tierra ignota: Capítulo uve de vengüenzza ajena.

La hoguera iluminaba la escena con sombras danzarinas. Bueno, la iluminaba con sus llamas, las sombras las proyectaban las cosas iluminadas. ¡Cosas!

Peligo, atado a un árbol con una guita de esparto, estaba totalmente pelón. Su cuerpo, normalmente recubierto de una suave pelambre, estaba ahora como el culo de un mandril al que le hubiesen regalado una cuchilla de afeitar culos de mandril y la hubiese tirado por un barranco para luego pelarse el culo a pellizcos.

El bárbaro, al otro lado de la hoguera, tejía con las dos tibias del animal que ahora estaba ensartado sobre la hoguera, que desde ahora llamaremos “la cena”, un taparrabos usando como materia prima los pelos que otrora pertenecieron a Peligo.

– Ya verás, ya… – decía el Bárbaro – desde que aquella princesa me enseñase a hacer bragas sin costuras, he perfeccionado mi técnica en fabricar taparrabos, o como decimos en mi tierra, escondepelonas, y dentro de nada lo tendré terminado. Y entonces – levantó la cabeza mirando fijamente a Peligo, básicamente porque no había nadie más – tu y yo tendremos una conversación muy larga sobre cómo lo hiciste para enviarme a aquel dragón. Seguir leyendo “Thortamon, tierra ignota: Capítulo uve de vengüenzza ajena.”

Nunca es tarde si se llega antes: Capítulo más chulo que un ocho.

Grandes explosiones nucleares estallaban por todas partes, generando verdaderas olas de fuego y radiación, radiación ésta que viajaba a la ostia de velocidad por el espacio sólo para chocar contra el paraguas de papel que hacía que los hielos del vaso no se derritiesen. Alguien con un oido superfino y que entendiese el idioma de las radiaciones, podría haberlas oido exclamar al chocar contra la sombrilla:

– ¡Joé!

Pero como no era así, el mundo seguía ajeno al drama de las radiaciones solares.

Bien es cierto que las radiaciones se tomaban su venganza, sobre todo en la costa y con gente de los paises nórdicos, como por ejemplo Finlonpia, Dinamorcar, Nosuegra y otros.

Precisamente de este último país, de otros, uy perdón, de Otros, era el señor que había abonado (en su acepción de pagar, no es que se hubiese aliviado el recto encima) aquel riquísimo combinado exótico que no había un dios que se bebiese.

Ahora, eso sí, en la foto quedaba precioso. Nada que ver con el aburrido vaso que tenía enfrente, ni con su depresivo color, ni con su tediosa sombrillita, ni con sus agonizantes cubitos de hielo. Seguir leyendo “Nunca es tarde si se llega antes: Capítulo más chulo que un ocho.”

Cuento indeleble: El hombre y la tierra.

– ¡Y entonces me saqué la minga y le dije: “Como esta no será ¿no?”! – y a continuación se carcajeó de forma muda.

Observarle reir provocaba una sensación como la de meditar sobre higiene contemplando la parte trasera de una nevera oxidada. El pelo, de haberlo tenido, sería grasiento sin duda, y la piel le supuraba un denso sudor de penetrante olor. La ropa habría quedado de fábula en el armario del señor Barragán, de no ser por el hedor y el visible acartonamiento del tejido en las zonas de las articulaciones.

Reflexionando estaba sobre todas estas cualidades estéticas del camarero cuando se dio cuenta que no llevaba pantalones, sino una falda de los siete velos menos el dieciseis.

Y os preguntareis: ¿Por ciento?

Pues la respuesta es no sabe/no contesta, pero si no os gusta, os diré que sí.
Pero ¡Ay! (me he pinchado) que entraba en ese momento un herizo parlanchín, que llevaba h porque leyó en un blog de por ahí (o de por aquí) que era una letra huérfana, que iba diciendo:

– ¡Pibe, te podés ahorrar una pasta!

Seguir leyendo “Cuento indeleble: El hombre y la tierra.”

Mundo oculto: Hoy, el caso de la octavilla maliciosa

Hola, amigos de lo desconocido, desconocedores de las verdades ocultas, ocultadores de las amistades, amigos de lo desco… bueno basta, que entro en bucle.

Cual no fue mi sorpresa, amigos de lo oculto y freaks de lo innombrable, cual no fue mi sorpresa repito para llenar espacio y crear espectación (que no espectoración, que eso es tos) cuando hoy llego a mi coche y me encuentro en el limpia el siguiente documento escalofriante sin duda que seguro dará mucho que hablar (o no).

Hemos ocultado el teléfono por aquello de la guasa coñona de llamar a las 5:00 a.m. en plan “Catalina, arr�mame la mojina” y similares.

El documento. Ahora lo tengo a remojo en agua bendita, por lo que pueda pasar.

Seguir leyendo “Mundo oculto: Hoy, el caso de la octavilla maliciosa”