Se acostó en ropa interior ¡No adivinarás qué pasó luego!

descarga

Olivia Flannigan volvió de su trabajo en MexCo Inc. y sintió que en su casa hacía mucho calor. Decidió entonces tomar una cena ligera y después irse a la cama, pero como no podía dormir pensó que sería buena idea dormir en ropa interior.

JAMÁS ADIVINARÁS QUE OCURRIÓ A CONTINUACIÓN Seguir leyendo “Se acostó en ropa interior ¡No adivinarás qué pasó luego!”

Anuncios

Noche de tertulia

El programa estrella deportivo, con José Trabuco, Benito Flor, Walter Tancredo, Mariano Garcia-Chas y el ex jugador de la Recreativa de Pola, Zulú Mandinga.

– Bueno señores, entonces según ustedes ¿fue penalti o no fue penalti?

– En las imágenes se ve claramente que cae con la boca…

– Tu ves que cae con la boca.

– Si, cae con la boca y… Ehhh… Esto ya pasó en… Seguir leyendo “Noche de tertulia”

De cómo conseguí el trailer del nuevo DLC de Skyrim.

Y allí estaba yo, en aquel baño del aeropuerto cuando entró un señor con pinta de espía, con sombrero tirolés y gabardina, que por cierto, casi me salta un ojo con el bigote porque era un langostino, y me dijo:

-…..

Porque como todos sabemos, los langostinos no hablan. Pero como decía el gran Tip, tenía unos ojos que con la mirada te lo decía todo.

Seguir leyendo “De cómo conseguí el trailer del nuevo DLC de Skyrim.”

Cuento indeleble: Matías Five, fontanero.

Cuando el teléfono sonó, un escalofrío le recorrió el cuerpo, sentía el gélido estremecimiento por toda su espalda, así que se quitó del cuello el kilo y medio de pez emperador que había comprado en Mercadonia.

Descolgó el auricular, que tenía aura a culo, y respondió a la llamada. Seguir leyendo “Cuento indeleble: Matías Five, fontanero.”

Cuento indeleble: Camiño Cifornas o la búsqueda interminable

El motor rugía a medida que atravesaban aquellas planicies de paisaje clonado.

Sacaron entonces el león del motor, y este se limitó a hacer su normal ruido.

– Debimos parar en aquella estación de servicio, Camiño – dijo ella.

Ella era una mujer bastante común. Dos ojos, dos cejas, dos boquetillos en una única nariz, una única boca poblada con un número estandar de dientes, dos orejas, un cuello y dos hombros a los que seguían sendos brazos y que culminaban en un par de manos que tenían un número de dedos que ascendían a diez entre las dos. También tenía un tatuaje con la mascota antigua de phoskitos en uno de sus dos pechos, y un ombligo en el que se aberronchaban pelotillas de pelusa. Justo tras la cadera tenía dos piernas, al final pies y entre ellas, lo correspondiente. Seguir leyendo “Cuento indeleble: Camiño Cifornas o la búsqueda interminable”