Se acostó en ropa interior ¡No adivinarás qué pasó luego!

descarga

Olivia Flannigan volvió de su trabajo en MexCo Inc. y sintió que en su casa hacía mucho calor. Decidió entonces tomar una cena ligera y después irse a la cama, pero como no podía dormir pensó que sería buena idea dormir en ropa interior.

JAMÁS ADIVINARÁS QUE OCURRIÓ A CONTINUACIÓN Seguir leyendo “Se acostó en ropa interior ¡No adivinarás qué pasó luego!”

De cómo conseguí el trailer del nuevo DLC de Skyrim.

Y allí estaba yo, en aquel baño del aeropuerto cuando entró un señor con pinta de espía, con sombrero tirolés y gabardina, que por cierto, casi me salta un ojo con el bigote porque era un langostino, y me dijo:

-…..

Porque como todos sabemos, los langostinos no hablan. Pero como decía el gran Tip, tenía unos ojos que con la mirada te lo decía todo.

Seguir leyendo “De cómo conseguí el trailer del nuevo DLC de Skyrim.”

Cuento indeleble: Matías Five, fontanero.

Cuando el teléfono sonó, un escalofrío le recorrió el cuerpo, sentía el gélido estremecimiento por toda su espalda, así que se quitó del cuello el kilo y medio de pez emperador que había comprado en Mercadonia.

Descolgó el auricular, que tenía aura a culo, y respondió a la llamada. Seguir leyendo “Cuento indeleble: Matías Five, fontanero.”

Strömfherd vuelve a Wackumomuckbruhl

Después de caminar un par de años luz, se hizo de noche. Caminaron algunos años noche, pero avanzaron más lentamente porque no veían. A la mañana siguiente, llegaron a Wackumomuckbruhl, que en castellano viene a significar “Pueblo lleno de trolls asquerosos que ningún ser humano quisiera visitar ni para degustar las deliciosas quesadillas que se fabrican en él”. Seguir leyendo “Strömfherd vuelve a Wackumomuckbruhl”

Strömfherd – “La búsqueda de las 200 cabezas grises de hámsters negros”

“Po no”. Lo que vio Clotilde en el bosque y que le hizo pararse en seco no fue nada que le recordara por qué cojones había aparecido semi desnuda en aquel bosque. Simplemente vio un manzano (hombre inglés zin enfermedades) cuajado de lustrosas manzanas verdes como los ojos una ninfa de ojos azules y grandes como los ojos de una ninfa de ojos pequeños.

-Señor leñador. Tengo hambre, su plúmbeo pene me está haciendo daño en el hombro y creo que el látigo de Gublin ya ha llegado a tocar el hueso de mi cráneo. Seguir leyendo “Strömfherd – “La búsqueda de las 200 cabezas grises de hámsters negros””